Documentación obligatoria e imprescindible para circular

El documento que siempre hay que llevar encima cuando se conduzca un vehículo es el carnet de conducir que acredita que el conductor es apto para la conducción después de haber superado todas las pruebas marcadas por la ley. Aunque la policía puede consultar telemáticamente si se dispone o no de él y si está en vigor, lo cierto es que poseerlo y que esté en regla es absolutamente necesario para evitar multas que van desde los 10 a los 500 euros, dependiendo de la infracción.

2- El permiso de circulación o, si no se dispone de éste, al menos viajar con la autorización provisional expedida por la Jefatura de Tráfico. Este otro documento habilita al vehículo para poder circular, es decir, acredita que es apto y que cumple con la normativa vigente.

Más documentos imprescindibles para no ser multado: también hay que disponer, si un policía lo requiere, de la tarjeta de la inspección técnica del vehículo junto con el último informe de la ITV así como la pegatina que se proporciona pegada en el parabrisas delantero.

Es importante recalcar que si se pierden los papeles del coche o son robados hay que acudir cuanto antes a una comisaría de policía y denunciarlo para que las autoridades tengan notificación de ello. Esto cubre al propietatio contra problemas si alguien realiza un uso indebido e ilegal de dichos documentos.

El justificante del seguro ya no es obligatorio

Algo que muchos conductores desconocen, sobre todo los que se sacaron el carnet de conducir hace más de 10 años, es que en la actualidad portar en el coche el recibo del seguro no es obligatorio, ya que la policía es capaz de comprobar telemáticamente si el vehículo tiene vigente o no el seguro obligatorio que impone la ley.

Esta medida está en vigor desde 2008, fecha en la que se promulgó el nuevo Reglamento del Seguro. Desde ese momento los agentes son capaces de revisar por sí mismos si el vehículo consta en el Fichero Informativo de Vehículos asegurados y, por lo tanto, no necesitan ya pedir un justificante que, por otro lado, era un poco molesto mantener al día en la guantera del vehículo. De esta forma, muchos conductores se han ahorrado multas que venían siendo de 60 euros..

Esta medida se complementa con las cámaras de la DGT y vehículos de la Guardia Civil que son capaces de leer automáticamente las matrículas e informar inmediatamente si detectan un vehículo que no tenga seguro obligatorio en vigor. Su misión es muy importante, ya que un siniestro con un vehículo sin asegurar puede suponer grandes dolores de cabeza y además, en último término, todos asumimos ese coste mediante el Consorcio de Compensación de Seguros.

Tampoco es ya necesario tener en todo momento el recibo impuesto de circulación, ya que la Guardia Civil puede también consultarlo por Internet. En cualquier caso, aunque estos documentos ya no sean necesarios, siempre es bueno contar con ellos, puesto que los ficheros informáticos pueden no estar perfectamente actualizados, o contener errores. Para evitar problemas es recomendable también viajar con ellos.

Multas por no disponer de la documentación

No disponer de los documentos obligatorios puede dar lugar a una multa de 10 euros por cada papel del coche que no seas capaz de mostrar. Por desgracia no acaban ahí las sanciones. Si se lleva sin renovar o bien la dirección no coincide con la del DNI, entonces la multa ascenderá otros 80 euros.

Más costoso aún puede ser conducir un vehículo para el que no se ha sacado el carnet de conducir o el permiso de circulación. Tanto este hecho como mostrar un carnet falso o no válido puede acarrear grandes sanciones económicas de 500 euros y ya por fin se comienzan a perder puntos del carnet de conducir, concretamente 4. Conducir sin contar con el carnet en vigor es ya considerado como un delito contra la seguridad vial que puede ya conllevar sanciones de prisión o trabajos en beneficio de la comunidad.

Conducir sin la ITV pasada puede suponer multas de 200 euros y no llevar la pegatina en un lugar visible de la luna delantera, 10 euros de sanción.

Circular sin el seguro obligatorio se arriesgan a que las autoridades inmovilices el vehículo y lo lleven a depósito, lo cual tiene ya un coste económico, y supone además sanciones que van desde los 601 a los 3.005 euros según la gravedad de los hechos.

El papel de las fotocopias debe ser conocido bien. Las fotocopias en sí no reemplazan a los originales y no son copias válidas ante los agentes de policía si no están compulsadas ante notario o por un organismo oficial como una Jefatura de Tráfico. Es decir, que las fotocopias compulsadas sí que evitarán la multa, pero solo en el territorio nacional español. Fuera de España, incluyendo Europa, siempre requieren los originales. Se permite además plastificar dichas fotocopias compulsadas para aumentar su duración.

Otros elementos obligatorios del coche

Al margen de la documentación, es bueno conocer que existen otros elementos que es preciso transportar siempre. Estamos hablando de dos triángulos de señalización de peligro y el chaleco reflectante.

Estos elementos, además de obligatorios, pueden ser muy útiles en caso de tener que salir de vehículo. El chaleco está pensado para mejorar la visibilidad cuando se ocupe la calzada o el arcén y, por otro lado, los triángulos han de usarse en el caso de inmovilización del vehículo a una distancia de 50 y 100 metros, respectivamente, para avisar al resto de conductores de que existe un vehículo parado que puede suponer un peligro.

 

*Más información en: https://www.dieselogasolina.com/guias/documentacion-obligatoria-coche.html